(A)mar

El niño dijo: “El mar me parece espantoso”. Lo entendí. También entiendo el llanto antes de dormir. Entiendo el vómito infantil. La infección cogida en el parque. Entiendo el abrazo a una madre. Entiendo la inocente crueldad.

A ti te encanta el mar. Entiendes las olas, la sal, los peces y su voracidad. Entiendes el amanecer y el atardecer, lo que dista entre ellos. Entiendes los naufragios y la hinchazón de los cuerpos ahogados.

Podría decir: “Las estrellas brillan como abortos de luna.” Nos hundiríamos, y en el fondo encontraríamos nuestro hogar. Salado y niño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s