Día cualquiera

Hola. Siéntate aquí. Mis piernas descarnadas contrastan con la gruesa tela de tu pantalón. Lame aquí. Acaricia aquí. Saliva. La combustión del cuerpo. Corazón. ¿Es esa tu respiración o la mía? Dedos sumergidos. ¿Es ese tu sudor o el mío? Ge
mi
do.
Temido. Termino. El olor del sofá. Besar el pelo. Reposar la cabeza porque es ahí donde está el sentimiento. No en el corazón. El corazón aún (se) corre. La desnudez aún nos uniforma. Pones la tele. Hablan de política. Hablan de política mientras descansamos del amor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s