Luz

El trayecto de los ojos se extendía como las vías de un tren.
Vacíos de nombre,
sobrevolando una distancia nunca conquistada del todo.

La luz cae como una gasa
cubriendo el cuerpo sudado de Vida,
dejando su marca
como la cara de un Cristo,
trasluciendo la herida.

El dolor es de color blanco, dicen,
blanco como nuestros rostros
como los hospitales
como las marcas de la carretera.
Deshágase la luz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s