Veintiseis

Tengo 26 años y he escrito 50 notas. Eso es todo.
Porque he tragado muchas páginas y no es tinta sino vómito lo que dejo.
Tengo 26 años y algunas noches pongo la mano sobre mi vientre para tomarle el pulso al hueco. Aún laten las paredes de mi cuerpo.
A veces se me “ríen los huesos”, como decía mi abuela. Es una expresión que me define muy bien.
Tengo 26 años y detecto a todos los perros de mi alrededor, por escondidos que estén. Lo llamo intuición canina. Es como un superpoder que no sirve de mucho.
Ya he dicho mi edad.
No consigo normalizar la idea de desnudarme delante de alguien porque tengo un sentido muy elevado de lo que representa la entrega, y me entra la risilla nerviosa.
Sigo poniendo caras feas delante del espejo cuando estoy sola y me gusta.
Me obligo a no llorar más de dos minutos seguidos. Como si fuera un logro triste.
Mi DNI dice que tengo 26 años.

20130815-115929.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s