Palomas

Claro que ha sido un verano raro, en una época rara. Me perdí en alguna letra de Christina Rosenvinge, en el tono suave de su voz susurrando cosas dolorosas, como un puñal de caramelo. Ya sabéis que he leído demasiado como para considerarme completa. No sé cuándo se siente alguien completo, no sé cómo se siente nadie.
Conozco a hombres y mujeres de una grandeza tan sutil que me dan ganas de llorar por dentro. Ojalá todo el mundo recibiera la dosis de amor necesaria para que no tuviéramos que leer, oír y ver tantas cosas tristes.

Si le das un bocado a un helado a veces el trozo que se desprende es más grande de lo que calculaste y puedes morir atragantado. Es algo de lo que no suele hablarse. Ni del olor de las casas en Septiembre, cuando vuelves de vacaciones.

Aquí abajo hay una señora que alimenta a las palomas y creo que secretamente se siente su congénere. Estoy segura de que piensa que cualquier día les dará una orden y todas obedecerán. Como si fuera la Reina de las palomas. Todavía no lo ha hecho porque le da miedo confirmar que en realidad no.
Pero no la juzgo, seguramente para ella también ha sido un verano raro.

20130827-135015.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s