De cuando descubrí la blancura

Soy tan blanca que se me transparenta el cráneo por la cara. Algunos huesos son azules a este lado del cuerpo. Ser pálida como ser ausente. Ser pálida, no pura. O quizá sí. Los huesos luchan por salir(me). Ayer frente al espejo imaginé que me sangraban los dientes. Bocadefresangre.
“A mouth just bloodied” como dijo Sylvia. Ella lo sabía.
Ayer pensé en este verano que aún no ha llegado y ya me agota. Vi una abeja volar muy cerca de mí, las alas apenas perceptibles porque el movimiento era frenético. La miré y la temí a la vez. Nunca me ha picado una abeja pero he heredado el miedo.
¿Qué son las mujeres pálidas? Las repudiadas por el sol. Las cadavéricas. Las niñas terminales. La miel o la leche. El tiempo o la nada. Mi piel de blancura y precipicio.

20140606-134403-49443471.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s