.

Mi estómago enfermo, ya lo he dicho alguna vez, habitado por gatos y polillas. Por fiebre e infancia manchada de rojo. Mi estómago, cárcel de leprosos, mansión para desahuciados, féretro de la cristiandad.
Mi estómago que no sabe de mariposas porque es un feto hueco, relleno de algodones. Mi estómago que es Europa, que es ciudad en ruinas, que es capitalismo y decepción.

20140730-154202-56522381.jpg
Imagino que trota como una manada de búfalos levantando la tierra seca, mezclándola con el aire. Respiremos este polvo. Bebamos esta arena. Saciemos los estómagos de esta noche que es mar que es cuchillo que es interrogante. ‘Sanarás’, digo, como si le estuviera dirigiendo la peor de las maldiciones.

*Dibujo de Daniel Martín Díaz

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s