Absolución

Con la boca negra de mascar olvido, como quien masca tabaco y escupe la saliva sucia. No se construyó con piedra esta casa, ni se oye el aullido del lobo. El lobo viste piel humana con total majestuosidad, porque somos sacrificables y nos lo perdonan. Somos intrusos, si de la práctica hablamos.
Dijimos amor y se creó el amor. Dijimos odio y se creó el hombre. ¿Qué dirán las serpientes en esta noche cálida, amor? Que no sólo de escamas y frialdad estamos hechos, por dentro.

IMG_8980-0.JPG
Si logro llegar a un estado similar al perdón que sea con las uñas cuarteadas. Que me deje ganar contra mí misma, cuando ya quede muy poco de mí. Que el lobo aúlla porque sabe de la noche. Sabe de lo que allí ocurre: de los insomnes y de los amantes. Sabe de ti, amor, y de la absolución que invoco sin que tú lo sepas. Miro tus párpados cerrados como fauces de una flor carnívora fingiéndose inocente y pienso en la naturaleza, que nos colocó en el bando equivocado. Te miro y la sensación térmica es de soledad. De esta patria nadie se enorgullece.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s