Uñas

 

 Vamos a iniciar un viaje a un lugar donde no duela la palabra beatitud donde no tenga calor y sin embargo el ojo catatónico de un gato derrame lágrimas frías como mis manos frías como tu lengua al decir me voy a un lugar donde nazcan niños del júbilo negro que se prodiga en la madurez. La madurez. 

La madurez.

No hay medio de transporte donde no me sienta extraña porque en el fondo repelo la huida
tecleo con las manos calientes de haber abrazado la espina dorsal de alguien que yace tumbado por mucho tiempo como un líquen o quizás un pedazo de la tierra árida donde queda enraizado el abandono. 
No me ayuden a salir de este hueco que tiene la forma exacta de la uña que lucha contra la piedra y acaba pulverizada
pero en la piedra se ve una línea blanca puro calcio y queratina
la uña pierde pero deja para siempre esa marca blanca en la piedra. 
No me ayuden. 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s