Arañas

Algunas tardes de verano me sobra pelo me sobra piel me sobra lo mamífero del gemido que se propaga más allá de la caída del sol,

veo la noche como un gran bostezo en el que cavo -toco nervio-

esto no ahoga mas contraigo la garganta para la lucha y abandono las sílabas en un refugio líquido imposible de atrapar.

Si las flores no hablan por qué habría de hacerlo yo 

si la araña sólo teje y no atrapa insectos…la delicadeza perversa obliga.

Cultivo mi lado vegetal las tardes de verano

miro los dedos de mis pies: están sanos

ningún dedo mide lo mismo.

Yo quería hablar de amor. Ningún amor mide lo mismo. Este amor está sano. 

Las arañas empiezan a tejer pronto, saben que es más útil la seducción que la violencia (en términos alimenticios). Las más pequeñas no saben por qué lo hacen. Es su naturaleza. Naturaleza es no preguntarse por qué. 

Lo importante siempre se sabe. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s