Ver o no.

Fotografía: Elena Kalis


El verano no sirve para decir adiós.

un calor húmedo dilata este cordón umbilical y amplía su conexión hasta más allá de la última ola del último mar del último día de agosto.

cuándo fue el último día que dije amor.

repito la palabra en llamas y no arde la voz 

se afina la cuerda vocal y ya puedo entonar esa melodía triste que induce el sueño de la blancura.

fue el último día que dije nunca cuando invoqué la eternidad. tengo el adentro dañado en diferido; al principio todo era lo correcto. 

ahora cada día un nuevo foco de nostalgia me ciega.

este verano ha de acabar para siempre.
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s